Caballos salvajes: Tarpán y Przewalski, las razas menos conocidas

Si pensamos en caballos salvajes, la primera imagen que asalta nuestra mente es la de una enorme manada de caballos corriendo en libertad por grandes llanuras. Ciertos países como Estados Unidos, Australia o Francia presumen de tener estas manadas de caballos salvajes corriendo por sus países, pero tan solo es una verdad a medias. Estos caballos no son de razas puramente salvajes sino que descienden de caballos domesticados que en algún momento fueron liberados o abandonados y formaron estas manadas de caballos asilvestrados. Los únicos caballos salvajes que existen en el mundo son el Tarpán y el caballo de Przewalski (sha-val-ski). Algunos autores consideran que son dos especies distintas mientras que otros afirman que son una única especie.

El Tarpán

Es un caballo originario del este de Europa, oeste de Rusia y Mongolia. Se extinguió de Europa a finales del siglo XIX. Poco a poco se está intentando recuperar esta raza en diferentes yeguadas polacas. Este raza fue utiliza por las tribus celtas, los hititas y los griegos.

El caballo Przewalski

Originario de las montañas, estepas y desiertos de Mongolia, China y Kazajstán, habitó en libertad y como caballo salvaje hasta el siglo XX. Son caballos tipo poni, con una alzada de 130 centímetros. De color marrón tirando a amarillo oscuro. Se diferencian por tener una espalda corta, una constitución firme, una gruesa cabeza y una larga cola. Además se caracterizan por tener un número de cromosomas diferente numéricamente al que presentan los caballos domésticos. Su piel es pesada y peluda en invierno y se vuelve lustrosa y ligera durante la época estival. Sus crines son parecidas a las de las cebras (erectas y rígidas). Se podría decir que estos caballos se parecen a los que aparecen en las pinturas rupestres de lo que se deduce que podrían vagar desde la prehistoria por gran parte de Europa y Asia. Con estos caballos los mongoles conquistaron parte de Asia y Europa durante la Edad Media.

Su nombre se lo deben al naturalista ruso Nicolai Mikhalo Vich Przewalski (1839 – 1888) que en 1879 descubrió una pequeña manada de estos ejemplares en el límite de Mongolia y Sinkiang (Asia Central).

Hoy en día el panorama de este caballo es muy diferente. Ya no vive en libertad sino que se encuentra zoos, reservas y parques naturales de todo el mundo. Durante el siglo XX el ganado doméstico invadió los territorios de estos caballos, además algunas tribus cazaban estos ejemplares para comer. Debido a estos dos factores el número de ejemplares se vio reducido considerablemente. En los años 60 esta especie desapareció de la región del Gobi y de gran parte del sur de Mongolia.

A principios del siglo XX se capturaron 53 ejemplares y se trasladaron a Europa. En la actualidad aproximadamente 1500 ejemplares se encuentran en cautividad. Algunos de estos se encuentran en una mejor situación ya que habitan en las reservas naturales de China, Canadá, Países Bajos, Alemania y Ucrania.

En 1990 se redactó un programa para devolver a esta especie a su ámbito histórico natural. Naciones Unidas en coordinación con diferentes países trabaja para que el gobierno mongol gestione un mayor número de reservas y promueva la biodiversidad. Se pretende que el 30% del territorio mongol se destine a este fin. En la actualidad sólo es un 12%.

Una curiosidad

Mongolia se la conoce por “la tierra de los caballos”. Los niños entre los 4 y los 5 años aprenden a montar. Además 2,5 millones de personas son seminómadas, pues aproximadamente la mitad de ellos poseen un caballo.

Los caballos que quedan en libertad después de haber sido domesticados se comportan de la misma manera que lo haría un caballo salvaje. Esto se debe a que los instintos primarios de los caballos son muy fuertes. En cualquiera de los cinco continentes la comunicación y su vida social es igual.

Fuente: http://ow.ly/v3lj30qHo8n

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog